jueves, 9 de agosto de 2012

MERMELADA DE ALBARICOQUE


Aprovechando que nos han regalado una caja de albaricoques, hemos pensado que la mejor manera de aprovechar esta riquísima fruta es haciendo mermelada.... porque con la cantidad que tenemos no vamos a lograr comerlos todos antes de que se pongan pochos, jajaja. Además, por si no lo sabéis, todo el que prueba una mermelada casera... ya no vuelve a comprarla, la hace!.

Ingredientes:

- 1 kg. de albaricoques
- 750 gr. de azúcar
- zumo de un limón

Preparación:

Lavar bien los albaricoques y quitarles el hueso. Ponerlos en una cazuela junto con el azúcar y el zumo de limón. Hay gente que le pone la misma cantidad de azúcar que de fruta o que le pone la mitad, nosotras, ni una cosa ni la otra, le ponemos 3/4 del peso de la fruta y nos parece que es el punto perfecto de dulzor, pero esto es como todo, va a gustos, así que es cuestión de probar hasta que obtengáis la proporción que mejor os sepa a vosotros.
Ahora, ponerlos a fuego medio. Ir removiendo de vez en cuando hasta obtener la textura de la mermelada, para saber si ya está listo hemos puesto una cucharadita de la mezcla en un plato que hemos metido en la nevera durante un minuto y después le hemos pasado el dedo, si queda surco es que ya está lista. Como no nos gustan mucho los grumos la hemos triturado un poco para que quede mas fina. La mermelada estará lista mas o menos en una hora, depende de lo que tarde en espesar.
Una vez lista, la introducimos en botes de cristal, previamente esterilizados*, y cerramos. Dejamos los botes boca abajo durante 24 horas para conseguir el vacío y que así nos aguante un poco más de tiempo en la despensa.

*Para esterilizar los botes, los metemos junto con sus tapas en una olla grande, los cubrimos de agua y los hervimos durante unos minutos.
Si queremos, esta operación se puede repetir cuando tenemos los botes ya llenos y así nos duraran mucho tiempo. En ese caso, llenaremos los botes hasta arriba y cerraremos bien fuerte, ponerlos en la olla y cocer al baño maría durante 20 minutos aproximadamente. Dejar enfriar. Con esta operación, lo que conseguimos es que por efecto térmico el contenido disminuya y se cree un vacío en el interior.

4 comentarios:

  1. Me encantan las mermeladas y siempre que hay de albaricoque no puedo evitar pensar en una tarta sacher ;)Soy una glotona,jajaja
    Una receta estupenda
    Biquiñossss :)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Vero, a nosotras también nos encantan las mermeladas y si son caseras mejor... no eres la única glotona jajaja!
    Te mandamos muchos besitos y gracias por estar siempre ahí ;)

    ResponderEliminar
  3. Qe color mas apetecible tiene.. En una tostada sola (o con un poco de queso de cabra) mhhh riquísima seguro!! Felicidades!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias! mmmm... que rica con queso de cabra! Besos

    ResponderEliminar