viernes, 15 de noviembre de 2013

CARACOLAS DE CHOCOLATE





Esta entrada es fruto de la petición de un niño de tres años, si, si, con sólo tres años sabe muy bien que es lo que quiere para merendar. Y quiere lo de esa foto que le enseñé el otro día, "Si mama... esa enrollada con chocolate" jajaja. Así que lo dejo en el cole a las tres de la tarde, saco a pasear al perro y después me pongo manos a la obra. A las 16:40h lo saco del horno y voy pitando a recoger a mi peque.
Y lo primero que me pregunta es:
 " ¿qué me has traído?" 
- "pues lo que me pediste. . ."
Y cuando se lo enseño su cara se ilumina, coge una caracola, la prueba  y me dice "gracias mama!!!".
Entonces me derrito, ha merecido la pena correr.
Mi niño está contento, yo estoy contenta y las caracolas están muuuuyyyyy buenas.
Es una receta fácil, "rápida"  jeje y deliciosa.
Hace poco que la publicó "Bakemania" y nos moríamos de ganas de hacerla y así, sin planearlo, me tocó hacerla deprisa y corriendo, pero mereció la pena.
Es una merienda o un desayuno ideal. Probad y ya nos contaréis.

Ingredientes:

Para la masa:
-250 gr. harina
-1 tbsp de azúcar
-1 tbsp levadura en polvo (tipo Royal)
-1/2 tsp sal
-70 gr. de mantequilla fría y cortada en cubos pequeños
-190 ml de leche entera

Para el relleno:
-42 gr. de mantequilla blanda
-2 tbsp de azúcar
-120 gr. de chocolate negro triturado

Para el topping:
-1 huevo
-1 tbsp de leche entera
-Azúcar


Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es precalentar el horno a 200 grados.

En un recipiente, mezclamos la harina, el azúcar, la levadura y la sal. A continuación añadimos la mantequilla y  con las manos, vamos pellizcando la  harina y mantequilla hasta obtener una mezcla arenosa.
Ahora incorporamos la leche y amasamos hasta obtener una masa manejable, si fuera necesario añadimos un poco mas de harina, pero sólo lo justo para poder manejar la masa sin que se pegue.
Extendemos la masa en forma de rectángulo alargado, la pincelamos con mantequilla y espolvoreamos con azúcar. Cubrimos con chocolate troceado. 
Llega el momento de enrollar la masa, lo haremos como si fuera un brazo de gitano.
Con ayuda de un cuchillo, cortamos el rollo en rodajas de unos cinco o seis centímetros de grosor.
Colocamos las caracolas sobre una bandeja cubierta con papel de horno.
Pincelar con huevo batido mezclado con leche y espolvorear con azúcar.
Hornear durante unos 18 minutos... y a comer! templadas son una auténtica delicia!!









2 comentarios:

  1. Muy ricas se ven estas caracolas. Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Nati! La verdad es que estan requetebuenas ;)
    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar